Lesiones más típicas en verano

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

El verano es una estación en la que puede parecer que no hay lesiones. Y lo cierto es que factores como salir más de casa, estando más activos, realizar más actividad física y las vacaciones que siempre nos traen felicidad acompañada de endorfinas, hacen que las patologías habituales no sean tan frecuentes.

Sin embargo, a cambio suelen surgir otras que vienen predeterminadas por hechos o factores que predisponen a sufrirlas. Así pues os traemos el top 5 de lesiones más frecuentes en verano.

La primera por excelencia debido al cambio de calzado y hábitos al caminar por incrementar el número de pasos con calzado inadecuado son las fascitis plantares, normalmente ocasionadas por sobrecarga de la musculatura posterior de la pierna.

La segunda y muy habitual y ligada al cambio de cama o residencia durante las vacaciones, las temidas “torticolis” que a nosotros nos gusta mas llamar cervicalgias, normalmente ocasionadas por el cambio de almohada, un colchón que no se cambia hace tiempo o largas jornadas al volante o en aviones poco espaciosos y cómodos. Normalmente ocasionadas por PG en musculatura del cuello y parte alta de la espalda (zona dorsal).

La tercera que suele ir ligada a realizar trabajos de carga de pesos o aprovechar algún dia de vacaciones para adecentar espacios, trasteros y demás estancias que nos obligan a cargar grandes pesos en malas posiciones por falta de espacio, las temidas lumbalgias, que suelen ir ligadas a Puntos Gatillo en cuadrado lumbar o musculatura glutea.

La cuarta sin duda son esas actividades a las que no estamos acostumbrados durante el año y que generan un dolor muscular agudo de gran magnitud y que suelen ir asociadas a algún movimiento nuevo para nosotros que se mantiene en el tiempo o que conlleva un gesto repetitivo, desde remover barricas en el pueblo o arreglar algo con un destornillador. Suelen aparecer en musculatura asociada al miembro superior en brazo o antebrazo.

Y, por último, la reina de las vacaciones, aquella lesión que ya tenemos pero que no somos conscientes de ella por el alto nivel de estrés que llevamos y la asociación a una hormona en gran cantidad llamada cortisol. Esto genera que cuando estamos mas relajados y nuestro nivel de estrés disminuye junto con los niveles de cortisol somos conscientes de ese dolor que se presenta a los pocos dias de estar de vacaciones. No te has lesionado en vacaciones, ya lo estabas, pero no eras consciente.

Si te has sentido identificado con alguna de ellas no dudes en consultarnos y pedir cita para solventarlo lo más rápido posible y que no te chafen el verano 🙂