¿Unas vacaciones en la playa pueden ocasionarme dolor de espalda?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Aunque las vacaciones tienen un componente de liberación de estrés que es beneficioso para los dolores de espalda, también es cierto que depende del tipo de vacaciones que escojamos pueden dar lugar a un estilo de vida sedentaria que potencien esas molestias.

¿TUMBARSE EN UNA HAMACA O EN EL SUELO PUEDE INCREMENTAR EL DOLOR?

La respuesta es un rotundo sí, ya que si pasamos mucho tiempo en una hamaca la zona lumbar tiende a hiperextenderse cuando estamos boca abajo, y en caso de estar tumbado en el suelo por ser mas duro y no adaptarse a las curvas fisiológicas de nuestra columna vertebral. 

  • La postura correcta para tomar el sol en una hamaca y pasar largos periodos de tiempo tumbado es boca arriba, ya que estando boca abajo modifica la curvatura lumbar y hace que el cuello este en una rotación extrema para poder respirar.
  • La postura correcta para tomar el sol tumbado en el suelo y pasar largos periodos de tiempo tumbado también es boca arriba pero con las rodillas flexionadas para que la zona lumbar este completamente apoyada. Si estamos boca abajo nos ocurre la misma casuística que en la hamaca ya que modifica la curvatura lumbar y hace una rotación extrema de cuello a lo que debemos sumar que el suelo es mas duro y completamente irregular.

¿QUE PUEDO HACER PARA EVITARLOS?

  1. Mantener unos mínimos de actividad física, como puede ser pasear evitando así el sedentarismo prolongado
  1. Cambios de posición en la hamaca y en el suelo: levantarse y caminar por la orilla, estar sentado en la hamaca o incluso ponernos de medio lado hacia ambos lados.
  1. Estiramientos de zona lumbar y ejercicios de core.
  1. El agua ayuda a reponer rápidamente los líquidos perdidos en el cuerpo y ayuda a enfriarlo. Si bebemos agua durante el tiempo que estamos en la playa se reducirán los dolores de espalda.
  1. Evitar o reducir alimentos con azucares añadidos que tienen poder inflamatorio como por ejemplo: los lácteos, grasas saturadas, grasas trans, carbohidratos refinados y alcohol.
  1. Consumir alimentos ricos en omega 3 como el ajo, cebolla y huevo que favorecen la reparación de tejidos blandos y tienen un gran poder antiinflamatorio. También se debe comer alimentos ricos en antioxidantes como los alimentos ricos en vitamina C.